OPINIÓN

Carta Abierta: No esperes a la vida

Sólo pensamos en ir, venir, y volver. Simplemente en llegar y nunca en disfrutar del camino. Ese momento en el que avanzas hacía un lugar y por inercia piensas en que cuando llegues ya estará. Mentira, nos olvidamos de algo muy importante, el paso a paso, el momento en el que realmente aprendemos, el camino.

Seguro que esto se debe a la sociedad. Suena a típica excusa, lo sé. Pero es verdad, estamos obligados a seguir una ruta ya marcada, un estilo, una moda. Y sin darnos cuenta la seguimos a ciegas, intentamos formar parte de un grupo social o de una tendencia, para formar parte de algo. Y no nos damos cuenta de que lo realmente especial, es ser uno mismo. Luchar, por lo que uno quiere. Seguro que habrá mucha gente que luche por lo mismo, pero esa gente no eres tú.

Nos preocupamos demasiado por lo que dirán, y menos por lo que yo quiero para mí. Dejamos en el cajón nuestros sueños con la excusa reconciliadora, tan sonora y tan poco creíble, “ya lo haré”. No, el momento es ahora, y no nos percatamos de que la vida es ese momento. Porqué la vida es tiempo y el tiempo es lo que nunca vuelve.

Apretala, estrujala, y no la dejes escapar. Cada segundo es una oportunidad, cada instante puede marcar la diferencia.

Vivimos confiados en la palabra “mañana”, sin estar seguros de que llegaremos a pronunciar un “buenas noches”. No quiero ser melodramático, únicamente alertar de que nos estamos perdiendo mucho por miedos. El miedo ha de ser nuestro estimulo, nuestra venganza contra nosotros mismos por haber llegado a pensar eso.

No sé como acabará todo esto, pero yo creo que lo único que no pueden faltar son las ganas, y si lo acompañamos de una sonrisa, mejor. No perdáis el tiempo, porqué estaréis perdiendo la vida.