OPINIÓN

Se busca: Periodismo de calidad

La semana pasada, trascendió a los medios la noticia de que dos jugadores del Éibar se habían grabado manteniendo relaciones sexuales con una mujer. Hasta ahí, podríamos decir que la noticia es chorra, en su vida privada hacen como otros tantos millones de ciudadanos, el problema es cuando de esa noticia trascienden otras muchas con la única pretensión de buscar noticias que nada tiene que ver con el mundo del fútbol.

Sergi Enrich y Antonio Luna, son dos jugadores del equipo Vasco, que están teniendo que hacer frente a todo tipo de titulares y rumores sobre su relación de amistad más allá del fútbol, si es que la hay, gracias a un grupo de personajes, mal llamados periodistas.

Enrich y Luna, llevan una semana siendo protagonistas de un hecho por el cual ya han pedido disculpas y además podríamos catalogarlo como anecdótico, ya que no es la primera vez que se ve a un futbolista metido en un “lío” de esta envergadura, la pena, es que en otros casos también se ha llevado todo al mismo tema: la homosexualidad en el fútbol

Líos de cama que nada tiene que ver con el deporte

El mundo del periodismo deportivo, tiene cierto complejo de periodismo del corazón, o al menos, eso parece, ya que en casos como este, siempre acaban buscando líos de cama o noticias banales que poco tienen que ver con lo que el delantero y el defensa hacen en el terreno de juego.

Estos días se habla más de su vida privada que de su rendimiento en un terreno de juego, hecho que nos deja ver que algo pasa cuando ya no hay diferencia entre Telecinco y Mundo Deportivo o Sálvame y Sport.

Titulares jugosos para noticias basura

Con el caso de Enrich y Luna, con los que quiero solidarizarme por esta campaña de acoso y derribo que reciben, ha vuelto a aflorar el tema que des de hace un tiempo envuelve el mundo del fútbol como si de una epidemia se tratase, cuando no debería ser así. La homosexualidad o no de algunos jugadores, parece que es la excusa perfecta para llenar periódicos y programas cuando no hay de qué hablar.

“Sergio Enrich y Antonio Luna, del cachondeo al escándalo sexual” Titulares como este, sacado del periódico El Mundo, demuestran que eso que algunos llaman ética periodística, hoy en día desaparece con tal de rellenar hojas y programas a cambio de tener a la gente atenta a un caso que nada tiene que ver con la profesión de los chavales.

Pero si nos paramos en la prensa deportiva, hay noticias que hacen reír, por ejemplo en el diario Sport diario de una gran tendencia Culé, dedicó una de sus planas a la vuelta a la “normalidad” de los dos jugadores. Bajo el titular “La extraña vuelta a la rutina de Antonio Luna y Sergi Enrich” el rotativo catalán, pretendía informar a sus lectores que los dos jugadores del equipo vasco, volvían a su lugar de trabajo, pero, leyendo el artículo, dejan claro que hay ganas de seguir generando morbo de este asunto:

“Se les ha visto entrenando con normalidad con el grupo, aunque apenas se han cruzado ni han intercambiado palabra. Solo en una ocasión se han comentado algo de forma muy esporádica y tapándose los labios con la mano. No será nada fácil ni para uno ni para el otro hacer vida normal a partir de ahora”.

Este es sólo un fragmento de la noticia que publicaba el periódico Sport sobre el tema.

El miedo a la homosexualidad en el fútbol

Teniendo en cuenta lo acontecido anteriormente, podemos decir claramente que para la opinión pública (medios de comunicación únicamente) estos dos futbolistas, ya son pareja y podríamos decir (si queremos seguir con la línea que llevan) que van a ir a vivir juntos próximamente. Ahora sí, sin coña, creo que esto empieza a irse de madre.

Dos jugadores cometen el error de divulgar un vídeo donde se graban haciendo un trio (algo que sucede más de lo que nos pensamos) como hacen muchos en todo el mundo, y el vídeo acaba en las redes sociales, donde una vez colgado, es difícil que nadie no lo tenga, y a partir de ese momento empieza una campaña de acoso y recibo contra ellos dónde acaban llegando a lo más fácil y lo más sucio, acusarles de ser homosexuales.

Ante nuestros ojos la suciedad aplicada por personajes llamados periodistas, que se supone tienen una carrera. 4 años de clases dónde les enseñan a ser profesionales que acaban tirándose por la borda cuando acaban con titulares como los que hemos podido leer estos días, básicamente porqué dejar esta historia en una anécdota sería demasiado fácil y es mejor ensuciar el ambiente.

Soy homosexual, de izquierdas y me gusta el fútbol. No he jugado nunca a fútbol, pero sí me gusta sentarme a ver un partido de fútbol ya sea en un campo o en mi casa y sí, me declaro culé y bético. Me ofende profundamente que se juegue con la sexualidad de las personas sólo por morbo y por hacer daño. Basta ya de tanta mierda vestida de titulares y noticias que no buscan la función de informar. Nos harían un gran favor si todos estos que se hacen llamar periodistas dimiten y se van a sus casas, creo que ganaríamos mucho, sobre todo porque de las universidades salen muchos profesionales que harían el trabajo mucho mejor que todos estos.

Aguantar el chaparrón

Lo he comentado anteriormente, Sergi Enrich y Antonio Luna tienen mi apoyo. No es justo que se juegue gratuitamente con las personas sólo por vender morbo. Si son pareja o no, yo no soy quién para juzgarlo. Si lo son, mis felicitaciones y a la vez mi gratitud al ver que por fin los hay y que saben convivir con ello, si no lo son, siento decirles que este país es así de cutre y juega con la sexualidad como si de una partida de póker se tratase además lo haciéndolo sin ningún escrúpulo y sin vergüenza.

Tienen mi apoyo porque alguien debe salir a decir basta y poner punto y final a una mala praxis continuada como la que vienen haciendo algunos medios. Siento decirles que van a tener que aguantar mucho más de lo que se creen, pero, lo que no deben hacer bajo ningún concepto es romper su relación de amistad sólo porqué cuatro gilipollas crean que deben hacerlo, yo des de Barcelona bajo estas líneas, les pido que se pongan el mundo por montera y sigan con sus vidas como si nada hubiese pasado, el tiempo, acaba haciendo que todo esto pase al olvido.

Avatar

Sobre el autor

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de Young Politics, de Young España. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.