OPINIÓN

Sarkozy c’est fini

Nicolas Sarkozy es el gran perdedor de las primarias de la derecha francesa. Los republicanos hicieron el pasado domingo su primera ronda, y quedó claro que no quieren que vuelva, el resultado que sacó deja en evidencia porqué en 2012 perdió contra François Hollande.

“Me ha llegado el momento de tener una vida con más pasión privada y menos pasión pública”, ha dicho ante sus seguidores, asumiendo la derrota y dejando caro quién es su candidato aun  teniendo sus diferencias.  “Sean cuales sean mis desacuerdos pasados, me parece que François Fillon es quien mejor ha comprendido los desafíos a los que se enfrenta Francia, así que votaré por él”

Nicolas Sarkozy, ha podido comprobar en primera persona que la ciudadanía ya no le quiere y que por tanto, la derecha francesa debe caer en manos de otro. Se fue en 2012 y volvió en 2014 con la intención de volver a ser el presidente de la república, esta noche ha podido comprobar que los excesos en política se pagan caros, y, no hay que olvidar que a día de hoy muchos recuerdan su gobierno como un gobierno de excesos.

Primarias

Sarkozy era uno de los tres que se presentaba, los otros dos eran el veterano político francés Alain Juppé y el ex primer ministro de Sarkozy François Fillon. Con el 90% del escrutado, Juppé llevaba un 28% de los votos, Fillon un 44% y Sarkozy no llegaba al 21%.

La segunda vuelta, será el próximo 27 de noviembre, donde los electores deberán elegir entre Alain Juppé o el favorito François Fillon.

Las propuestas de Fillon

El ex primer ministro, lleva cinco años dejando claro que Francia no necesita una serie de reformas sino un verdadero “shock” y ha prometido llevar adelante un proyecto político “radical”. En temas económicos defiende el programa más liberal de todos los candidatos.

Quiere eliminar la jornada laboral de 35 horas, retrasar la edad de jubilación a los 65 años, flexibilizar el mercado laboral, recortar el gasto público en 100.000 millones en cinco años, eliminar 500.000 puestos de funcionarios, así como rebajar las cotizaciones sociales de las empresas en 40.000 millones.

En materia de igualdad, seguirá la misma línea radical de derechas, prevé reducir las prestaciones por desempleo, y si llega al poder, suprimirá el derecho a la adopción de las parejas homosexuales. La misma línea, de firmeza seguirá en materia migratoria, dónde apuesta por establecer cuotas y reducir a la mitad la entrada de migrantes.

Juppé como alternativa

Partía como favorito, y se ha visto relegado al segundo puesto. “He decidido continuar el combate”, afirmó,  “Lo que empieza mañana es un combate proyecto contra proyecto. Esta primera vuelta es una sorpresa y el próximo domingo habrá otra”.

Juppé en su día había apostado por un duelo contra Sarkozy, pero, en vista de cómo se han comportado los votantes, el panorama se le complica bastante.

Defensor de mantener una línea moderada del centro derecha, Juppé intenta convencer a los votantes que su candidatura es el mejor antídoto contra el avance de la extrema derecha.

Ardua tarea

Sea quien sea el ganador de las primarias de la derecha francesa, lo que está claro a dia de hoy según los sondeos, si podemos fiarnos de ellos, es que el que salga se tendrá que enfrentar a la presidenta del Frente Nacional Marine Le Pen. En segunda vuelta, es decir, mayo de 2017, debido a la división en las filas socialistas y la baja popularidad de François Hollande pronostica una derrota de la izquierda.

La tarea no es fácil. Marine Le Pen, está muy animada viendo que cada vez está más cerca del Elíseo y que por tanto puede ser presidenta de Francia, algo que su padre no pudo conseguir nunca. Contenta por el Brexit, contenta por la victoria de Trump en EEUU, Le Pen se frota las manos viendo que los socialistas no tienen aún candidato que intente aguantar los muebles y viendo que por la derecha Sarkozy está fuera de juego. Los republicanos tienen claro que con estos precedentes tocará trabajar muy duro para evitar otra vez, que el Frente Nacional pueda alzarse en la presidencia de la república.

Alta participación 1ª ronda de primarias

Las primarias de la derecha francesa, dejan también datos para que los politólogos se lo miren. El 63% de los que han acudido a las urnas dicen ser simpatizantes de la derecha, el 15% de la izquierda y el 8% del Frente Nacional. En la decisión de los votantes han pesado las propuestas de los candidatos para mejorar la situación económica y sus medidas para hacer frente al terrorismo, todo esto, según medios franceses.

La derecha francesa hay que decir que ha estrenado este pasado domingo el proceso de primarias para elegir a su candidato para la presidencia de la república. Primarias abiertas dónde todo aquel o aquella que quisiese participar debía firmar un escrito conforme estaba de acuerdo con la línea política del centro derecha, y llevar 2€. De esta manera, la elección del candidato no sólo la tomaban los militantes del partido, sino que también podían hacerlo todas aquellas personas que se sintieran atraídas por alguno de los candidatos.

Votaron un total de 4,1 millones de personas, frente al 2,7 que votaron en 2011 en las primarias de la izquierda, es decir, 2,6 millones de personas más han participado en las primarias de la derecha, frente a las de la izquierda, datos que algunos atreven a decir que podrían provocar que la derecha volviese al elíseo y que por tanto hay tendencia más que a la baja de los socialistas de Hollande, aún sin candidato, y por tanto, baja de la izquierda.

Domingo 27 de noviembre

Este domingo, 27 de noviembre se sabrá quién de los dos que quedan, François Fillon o Alain Juppé, será el candidato de los republicanos, antigua UMP, a las presidenciales. Habrá que ver que dato de participación consiguen, ya que, si sigue a la alza, los pronósticos avisan de que verdaderamente la izquierda tiene un problema en Francia, sus resultados son muy a la baja, y en el caso de los socialistas, a día de hoy, no se sabe quién será su candidato o candidata, hecho que provoca que la antigua UMP, vuelva con fuerza y se le esté comiendo terreno.

Tocará esperar a la madrugada del domingo al lunes para saber quién será entre Fillon y Juppé el vencedor, el que si las encuestas y pronósticos aciertan, se deba enfrentar a Le Pen y por tanto asumir el papel complicado de parar a la ultraderecha, que viendo cómo está el panorama a nivel internacional, parece que coge aire y fuerza.

Avatar

Sobre el autor

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de Young Politics, de Young España. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.