OPINIÓN

El que desayuna arrogancia, cena vergüenza

Hay quien dice que el tiempo, pone a cada uno en su sitio, y esta semana, aunque tarde, ha pasado. El Consejo de Estado, 13 años después, ha sentenciado que la responsabilidad del accidente del Yak 42 era del ministerio de defensa del PP, Federico Trillo.

Los familiares, 13 años después reciben un apoyo mora tardío, aun así queda claro que el PP vuelve a ver cómo le sacan los colores públicamente.

Federico Trillo, actualmente embajador en Reino Unido (con la peculiaridad de no saber inglés), en aquel entonces todo se hizo rápido y mal buscando el carpetazo fácil para un tema más que espinoso.

Partido Popular, partido en apuros

Da la sensación viendo el recorrido que lleva el PP, que se sienten muy cómodos ante la opinión pública cuando los momentos son convulsos. Quizás porque no saben hacer otra cosa, quizás porque en ellos no existe la vocación de servidor público… en fin muchos quizás para, como siempre, un problema que ha afectado directamente a familias enteras.

El accidente del Yak 42 es sin duda una de las mayores tragedias. Nadie, merece pasar por lo que han pasado las familias de ese accidente. Dicho esto, me parece insultante incluso vejatorio, que la estrategia del PP, como siempre, en apuros sea salir de la manera más fácil posible. O bien diciendo que ese tema ya está cerrado o bien dejando claro que el entonces ministro actualmente ocupa responsabilidades distintas que nada tienen que ver con aquello.

Alguien debería muy seriamente, enseñarles lo que es la vergüenza, porque verdaderamente es insultante ver como se ríe de las familias y la ciudadanía en su propia cara.

Accidente del Yak-42

Mayo de 2003, un avión Yak-42 de las fuerzas armadas, se disponía a volver a España con militares que estaban destinados en Afganistán. El avión, según se supo, no estaba en condiciones para tantas horas de vuelo, los pilotos, estaban agotados, y en un aterrizaje para hacer una escala en Turquí y repostar, se produjo la fatalidad.

Casualidades de la vida, el gobierno Aznar, más concretamente su ministro de defensa de la época, Federico Trillo, buscó la manera más fácil para dar carpetazo a un asunto que podía dejar entre ver las vergüenzas de la mala gestión que estaba llevando a cabo.

Las familias, como es lógico, acusaron en todo momento a un mal estado del avión y sobre todo al gobierno y al ministerio de defensa, de no hacer todo lo que estaba en su mano. De hecho, tuvieron la desfachatez de entregar los cuerpos rápidamente y mal, en cajas sin que los familiares pudiesen reconocerlos ni tampoco hacer pruebas de ADN como ofreció Turquía en su momento. Cerrar el caso cuanto antes y evitar la polémica era la meta entonces de un ministro de defensa que intentó convencer al Congreso de los Diputados en comisión, y sólo consiguió su reprobación.

Fallecieron 65 personas (42 militares españoles y 15 miembros de la tripulación de la tripulación ucraniana) en Yakolev, un monte de Turquía. Es considerado el mayor accidente del ejército español en época de paz.

La polémica de esta semana

El consejo de Estado, órgano consultivo no vinculante del gobierno, ha publicado un dictamen donde deja claro que la culpa de aquella tragedia es del ministerio de defensa de aquella época, y por tanto, del gobierno en su defecto. Para las familias un golpe de apoyo moral, para el PP, un jarrón de agua fría del cual se tiene que salir como sea.

Mariano Rajoy, presidente del gobierno que actualmente está de vacaciones, nos deleitó durante un paseo matutino recién salido el dictamen alegando que:

“Eso ya está sustanciado judicialmente lo que había que sustanciar. Ocurrió hace muchísimos años”

Pero no fue el único que se atrevió a salir rápidamente a buscar la manera de poder defender al ex ministro, Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP se atrevió a afirmar:

“Su labor como embajador es muy distinta a la que tenía hace 20 años. Un ministro de Defensa siempre vela por la seguridad y estamos comprometidos con las familias”

Con perlas como las anteriores, queda claro que la postura del PP es la de cerrarse en banda y guardar silencio. Todo bien, son rumores y aquí no ha pasado nada, parece que esta es la consigna cuando están en el gobierno, ya que cuando están en la oposición, es muy diferente.

El dictamen que ha salido esta semana, deja claro que hubo “hechos que habrían permitido a la Administración ponderar el especial riesgo concurrente en el transporte de tropas en que se produjo el accidente”. “Pudieron ser advertidas circunstancias que habrían llamado a la adopción por los órganos competentes de medidas que pudieran haber despejado el riesgo que se corría”.

Queda claro que de lo ocurrido entonces, el PP sabía todo perfectamente, otra cosa es que quieran asumir la responsabilidad que conlleva ocupar los cargos que algunos de los miembros de este partido ocupan.

Arreglar el problema cuanto antes

En vista que en Internet se movían recogidas de firmas, y sobre todo, que la opinión pública y los medios de comunicación empezaban a hablar mucho sobre este tema, el PP decide a última hora, como suele pasar, rectificar todos los hechos. Primero montando una reunión de la actual ministra de defensa María Dolores de Cospedal junto con el actual ministro de exteriores Alfonso Dastis para intentar cambiar la imagen vertida. Por otro lado, el gobierno ha decidido que finalmente Federico Trillo, será relevado como embajador en Londres. No han dicho nada de cuál será su nueva destinación, algunos apuntan a que puede volver al Consejo de Estado, el tiene plaza allí de carrera, otros apuntan a cambio de embajada, y otros más apuntan que desaparecerá de la vida política activa.

Federico se pronuncia… al fin

Toda la semana, hemos podido ver cómo han ido saliendo diferentes personajes a defender y a su vez criticar al responsable del Yak-42, según el Consejo de Estado, pero él, ha estado al margen hasta que finalmente le habrán dado la orden de salir a decir alguna cosa, tampoco mucho, ya que eso no se estila en el PP.

Trillo asegura su cese cómo embajador debido al informe del Yak-42, y dice que tenía las maletas preparadas des de el 20-D ya que había acabado su mandato. Además afirma que el gobierno decidirá cuándo según el estado de las relaciones y especialmente por el tema del Brexit.

Reflexión final

Siento decirlo,  pero no cuela. Este señor sabe perfectamente que su cese se avanza debido a un escándalo político que llega tarde, pero del cual era conocedor. Federico Trillo, es la muestra de la desfachatez más grande que sigue manejando el Partido Popular. El supo perfectamente todo lo que ocurrió y sobretodo que era el responsable del accidente.

Por eso calló y ha callado todo este tiempo el PP, a la vez que me parece muy fuerte que el Consejo de Estado haya guardado hasta esta semana un dictamen de estas características. Deberíamos a empezar a vaciar cajones llenos de informes y dictámenes que pueden dejar ver como de mal se han podido hacer las cosas.

Vaya por delante que este artículo está escrito con el máximo de los respetos a los familiares, quienes han aguantado el desprecio de los populares durante mucho tiempo y sobretodo sus mentiras. Esta semana se ha hecho justicia a medias, no iría nada mal que algún juez sacase valentía y sobretodo ganas de hace justicia, y abriese otra vez un caso, que a mí personalmente me produce vergüenza como ciudadano español.

Avatar

Sobre el autor

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de Young Politics, de Young España. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.