OPINIÓN

Yo soy mujer, ¿cuál es tu superpoder?

Fuertes. Poderosas. Dignas. Luchadoras. Libres. Abuelas, madres e hijas. Todas nosotras somos mujeres, ¿cuál es tu superpoder?

Sólo había pasado un día. Un día desde la investidura de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de América. Un señor conocido mundialmente por promover conductas sexistas, racistas y homofóbicas. Un señor que ha insultado y humillado en reiteradas ocasiones de su vida (y lo más preocupante, también durante su campaña electoral) a mujeres y a diferentes minorías del mundo. Un señor de quién destacamos frases tales comosuch a nasty woman” (“una despreciable mujer”) dirigiéndose a su rival política Hillary Clinton, a quién, además de insultar en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral, escribió el siguiente tuit: “If Hillary Clinton can’t can’t satisfy her husband what makes her think she can satisfy America?” (“Si Hillary Clinton no puede satisfacer a su marido, ¿qué le hace pensar que puede satisfacer América?”); “Heidi Klum. Sadly, she’s no longer a 10” (“Heidi Klum. Tristemente ya no es un 10”); “Miss Piggy” dirigiéndose a una modelo que en su momento ganó el título de Miss Universo y más tarde cogió peso; “You know, it really doesn’t matter what they write as long as you’ve got a young and beautiful piece of ass. But she’s got to be young and beautiful” (“Sabes, no importa lo que escriban mientras tengan un joven y bonito culo. Pero tiene que ser joven y bonita”). Un señor que sobretodo indignó al mundo con la siguiente frase: “When you’re a star, they let you do it. You can do anything …Grab them by the pussy… You can do anything” (“Cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Agarrarlas por el coño… Puedes hacer cualquier cosa”). Un señor que, aún después de inagotables meses de vejaciones, salió elegido como 45º Presidente de los Estados Unidos de América, una noticia que indignó a todo el mundo.

Sí, sólo había pasado un día. La Women’s March se celebró el pasado 21 de enero y reunió a distintas generaciones para luchar por los derechos de las mujeres en todo el mundo. Un marcha inclusiva, pues feminismo tiene voz femenina y masculina, en la que participaron millones de personas de alrededor del planeta. Con sede en Washington D.C., la noticia de la marcha se extendió por muchas otras localidades de Estados Unidos, así como también por el resto de continentes.

Lee, Chang W. – The New York Times

“Fight like a girl” (“Lucha como una chica”), “Women’s Rights = Human Rights” (“Derechos de las Mujeres = Derechos Humanos”) o “Love Trumps Hate”, son algunos de los mensajes que quedaron inmortalizados en las pancartas de mujeres, hombres, niñas y niños de todas partes del mundo.

Damon Dahlen – Huffington Post
John Moore – Getty Images
Eric Feferberg/Agence France-Presse – Getty Images
Tim Ireland – Associated Press

También destacaron unos gorros de color rosa con orejas de gato, tal símbolo hace alusión la frase de “Grab them by the pussy”, de la cuál se extrajo la palabra “pussycat”, que significa gatito.

Damon Dahlen – Huffington Post

Figuras como Madonna con su “Yes, I’m angry. Yes, I’m outraged. I have thought an awful lot about blowing up the White House (…) but I choose love” (“Sí, estoy enfadada. Sí, estoy indignada. He pensado en hacer explotar la Casa Blanca (…) pero elijo el AMOR”), Scarlett Johansson, Miley Cyrus, Alicia Keys, Michael Moore o Charlize Theron, entre muchas otras, animaron a participar (y también participaron) en la marcha anti-Trump en distintas ciudades estadounidenses.

https://www.youtube.com/watch?v=iOijIEH2d0A

Fuertes. Poderosas. Dignas. Luchadoras… Libres. Abuelas, madres e hijas. Todas nosotras somos mujeres y el pasado 21 de enero demostramos al mundo que sí importamos, que nuestros derechos sí importan, y que todos y todas, por igual, merecemos el mismo respeto. Ese día, levantamos nuestras voces y nos hicimos escuchar. Porque los comportamientos sexistas, ahora mismo, a 2017, ya son (o al menos deberían ser) intolerables. No juzguemos, amemos. Nadie, absolutamente nadie, y mucho menos una figura política, debería promover comportamientos que atacasen a otro ser humano. El género, la orientación sexual, el país de origen, una discapacidad… no es motivo de burla, vejación o insulto. Se trata de una muestra más de la belleza de la diversidad de nuestro mundo.

Y por cierto, una vez, de pequeña, me dijeron que “nos burlamos de aquello a lo que le tememos”. Recordadlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.